lunes, 20 de abril de 2009

Mimianna canta

Ya todo es silencio.

Subrayado, que no roto por alguna tos esporádica. Cesaron los aplausos de bienvenida y la bella cacofonía de la orquesta afinando. He cumplido la explicación para Nenna y se ha calmado su impaciencia.

Han pasado la búsqueda atroz de la sala y los problemas de logística; sus largos días de trabajo, de estudio, los ensayos, los disgustos. Atrás quedan los miedos y los nervios y el cansancio y las dudas y esa tristeza por un pasado que no fue, por la duda de que el futuro sea.

Y fuera quedan también mi propio cansancio, los problemas, el trabajo, mis dudas. El mundo y la vida.

Ya todo es silencio y en la obscuridad radiante su figura y sus ojos. La sonrisa al director.

Y todo se detiene.

Mimianna canta.